Instalación eléctrica de bares y restaurantes

La instalación eléctrica de los locales de restauración es del grupo i (local de pública concurrencia) de acuerdo con el Reglamento Electrotécnico. Para legalizar la instalación eléctrica hace falta un proyecto eléctrico, un instalador autorizado (boletín), y contratar la realización de un control eléctrico a una EIC (Entitat d’inspecció i Control). En este control se verifica el cumplimiento del Reglamento, y por tanto debe diseñarla alguien que lo conozca, y en especial la instrucción técnica sobre locales de pública concurrencia (ITC-BT 28).

Esquema de legalización de la instalación eléctrica en bares y restaurantes

Otra fuente de requisitos exigibles es la empresa suministradora, a la cual se le reconoce la capacidad de incorporar requisitos técnicos que son aprobados por los gobiernos autonómicos. En el ámbito catalán tenemos a FECSA Endesa y sus Normas Técnicas Particulares para instalaciones de enlace, que afectan a las características del módulo CPM (fusibles, contador, ICP).

La instalación eléctrica de un local de pública concurrencia debe ejecutarse utilizando cable no propagador del incendio y con emisión de humos y opacidad reducida, hay que instalar un protector contra sobre tensiones permanentes, debe disponer de un mínimo de 3 líneas para alumbrar las zonas públicas, tensión de contacto igual o inferior a 24V, etc. Estas instalaciones deben cumplir a rajatabla el reglamento electrotécnico, como todas, pero en este caso va a ir un inspector a comprobarlo.

Para obtener la licencia de una actividad de restauración, y de otros tipos también, desde el Ayuntamiento nos van a pedir que demostremos que las instalaciones han sido apropiadamente legalizadas. Entre ellas la instalación eléctrica tiene categoría de clásico, ya que en todos los casos hay que presentar un boletín sellado por una EIC, que contiene el número de registro. Esta es la evidencia de que tenemos la instalación legalizada, y es lo que nos van a pedir. Si la instalación está “como nueva” y está bien ejecutada, nos ahorraremos tener que corregir defectos, pero no su legalización (proyecto eléctrico + instalador autorizado + control).

Las instalaciones de pública concurrencia reciben controles de revisión cada 5 años.

Los precios de los controles eléctricos están regulados por la Generalitat a nivel de precios máximos, y dependen de la potencia admisible. Hasta 20kW podemos encontrar precios entre 100 y 200€ según entidades de inspección.

Última actualización: 27 de julio de 2012
Societat Enginyeria